InicioGenteEl auge de los sistemas de vigilancia con cámaras basados ​​en IP

El auge de los sistemas de vigilancia con cámaras basados ​​en IP

A medida que disminuye el costo del ancho de banda, aumenta el atractivo de los sistemas de cámaras basados ​​en IP para las empresas que requieren una solución de vigilancia flexible y rentable con funcionalidades mejoradas, como accesibilidad remota y mejor escalabilidad.

Dentro de CCTV (circuito cerrado de televisión), las imágenes de vigilancia se capturan y graban en una grabadora de video digital (DVR), y las imágenes se transmiten a través de cables analógicos que van desde las cámaras al DVR en la sala de vigilancia. Las cámaras de vigilancia basadas en IP almacenan sus datos en dispositivos de almacenamiento de PC más comunes a través de una red inalámbrica o una configuración por cable (cables de red CAT-5), lo que ayuda a las empresas a ahorrar en costos de instalación, ya que la infraestructura de red existente se puede reutilizar para la vigilancia.

Buscar pistas de construcción
  • Región / País

  • Sector

A diferencia de un sistema analógico, las cámaras de seguridad IP se pueden instalar en cualquier lugar, sin importar la distancia desde la sala de vigilancia que alberga el equipo de almacenamiento, y también se pueden mover fácilmente de un lugar a otro, sin necesidad de reemplazar ningún cableado.

IP flexiona los músculos de la flexibilidad

La flexibilidad de los sistemas surge cuando observa que el ancho de banda se puede controlar de manera diferente para cada cámara, con cámaras de mayor resolución que exigen un mayor ancho de banda, por ejemplo, y el espacio del disco duro se puede compartir entre muchos sistemas para la grabación de video. Cualquier cantidad de grabaciones por cámara también puede realizarse simultáneamente, en múltiples ubicaciones con fines de redundancia, almacenamiento fuera del sitio o incluso videovigilancia en vivo en los proveedores de servicios.

En términos de esto último, varias instituciones como la Sociedad de Ciegos y Sordos de KwaZulu-Natal brindan capacitación a las personas sordas para que sean más empleables por las empresas de vigilancia. Estas empresas utilizan personas sordas para monitorear secuencias de video y obtener mejores resultados. Esto se debe al hecho de que el metraje en sí es silencioso y los monitores sordos tienen habilidades adicionales como poder leer los labios y no se distraen tan fácilmente con el ruido ambiental dentro de un centro de monitoreo.

Ancho de banda y almacenamiento

Más allá de las ventajas de la vigilancia basada en IP, también hay una serie de desafíos con la integración de un sistema de vigilancia de este tipo, siendo los más destacados el ancho de banda y el almacenamiento.

Las soluciones de video en red utilizan el ancho de banda de la red y el espacio de almacenamiento en función de su configuración en términos de factores como el número y la resolución de imagen de las cámaras utilizadas, el tipo de compresión de video que se emplea y si la grabación se realizará de forma continua o por eventos. -base basada.

Si una empresa solo requiere una pequeña cantidad (8-10) de cámaras de vigilancia, se puede usar un conmutador de red básico de 100 megabits (Mbit) sin tener que considerar las limitaciones de ancho de banda. Cuando las empresas implementan diez o más cámaras de alta calidad que graban a altas velocidades de fotogramas, la carga de la red para el sistema debe rondar los 2-3 Mbit/s del ancho de banda de red disponible.

Las grandes organizaciones que utilizan más de 12 a 15 cámaras deben considerar el uso de un conmutador compatible con gigabits y el servidor que ejecuta el software de administración de video también debe tener instalado un adaptador de red gigabit.

Cuando se trata de almacenamiento, el tipo de compresión de video utilizado juega un papel importante para ayudar a determinar los requisitos de almacenamiento de red de área de almacenamiento (SAN) o almacenamiento conectado a la red (NAS) de una empresa. En este frente, el formato de compresión H.264 es la tecnología de compresión de video más eficiente actualmente disponible, lo que se traduce en un ancho de banda de red y un espacio de almacenamiento significativamente menores requeridos por archivo de video H.264. Por ejemplo, tres cámaras que graben 30 días de metraje requerirán aproximadamente 135 GB de espacio de almacenamiento, en comparación con los 204 GB cuando se graba en formato MPEG-4 y la enorme cantidad de 1002 GB para la misma configuración basada en el formato de video Motion JPEG.

En conclusión, las soluciones de video basadas en IP permiten monitorear y grabar video desde cualquier lugar de la red; ya sea en una red de área local (LAN) o en una red de área amplia (WAN) como Internet. Estos sistemas tienen capacidades que no pueden ser igualadas por un sistema de cámaras CCTV analógicas, como costos de instalación reducidos, calidad de video garantizada, implementación flexible y escalabilidad, lo que hace que la vigilancia basada en IP sea el camino del futuro para las empresas locales en el futuro.

Si tiene un comentario o más información sobre esta publicación, compártala con nosotros en la sección de comentarios a continuación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí