InicioGentePuertos y carreteras significan que China está 'ganando en África'

Puertos y carreteras significan que China está 'ganando en África'

Maxwell Zeken es un liberiano de 16 años que vive en el condado rural de Nimba. Consultado sobre dónde sueña estudiar, responde: “Quiero estudiar ingeniería en China y volver a Liberia para construir nuestras carreteras y nuestras ciudades. Dicen que debes visitar la Gran Muralla China. Lamento que mi país no haya construido algo así”.

A los gobiernos occidentales les gusta imaginar que tienen todo el poder blando en África. Después de todo, si se dejan de lado unos 100 años de depredación colonial, durante décadas han estado brindando ayuda de emergencia y apoyando la salud, la educación y las instituciones transparentes. Además, son democracias, con sistemas que vale la pena emular.

Buscar pistas de construcción
  • Región / País

  • Sector

China, según dice esta narrativa, no suscita tal buena voluntad. Solo ha incrementado su presencia en África porque lo que cualquiera puede ver es un simple acaparamiento de recursos e influencia. Claro, China ha construido carreteras, vías férreas, estadios deportivos y aeropuertos en toda África.

Pero, de acuerdo con esta narrativa en su mayoría autoengañosa, tales proyectos son de mala calidad y alienan a los africanos porque emplean principalmente trabajadores chinos.

El problema con esta versión de los hechos es que, si alguna vez fue válida, lamentablemente está desactualizada. Ciertamente, no es necesario ir muy lejos en África para escuchar quejas contra China, a la que se culpa de todo, desde enriquecer a los dictadores hasta acabar con la industria manufacturera local y atrapar a los gobiernos en un nuevo ciclo de deuda.

Sin embargo, se está afianzando otra historia más poderosa, que ve a China como un actor en su mayoría positivo con un historial, a diferencia de Occidente, de hacer las cosas.

Philibert Browne, editor del periódico Hot Pepper de Liberia, dice que China está ganando admiración. En Liberia, ha construido caminos, no obviamente de calidad inferior, y un campus nuevo y espectacular en la Universidad de Liberia, repleto de torres de la amistad y puertas de estilo chino.

“Puedes ver en qué están gastando su dinero, pero no puedes ver en qué están gastando los estadounidenses”, dice el Sr. Browne. “Uno no pone el desarrollo de capacidades en su mesa de comida. Lento pero seguro, los chinos están ganando en África”.

En Kenia, donde una empresa china de propiedad estatal está a punto de completar un ferrocarril de 4 millones de dólares desde el océano Índico hasta Nairobi, se escuchan cosas similares. La línea, que eventualmente se extenderá a Uganda y posiblemente a Ruanda, ha sido criticada por costar demasiado. Pero muchos kenianos comunes aprecian un proyecto que se construyó según lo programado, se ve moderno y reducirá el tiempo de carga y pasajeros.

Esta es una evidencia anecdótica para estar seguro. Sin embargo, de acuerdo con un resumen de políticas de la Iniciativa de Investigación China-África de la Universidad Johns Hopkins, el compromiso más visible de China se refleja en el aumento del comercio y la inversión.

Una figura salta. De 2000 a 2015, Eximbank de China otorgó $ 63 mil millones en préstamos a África, mientras que el Eximbank de EE. UU. hizo $ 1.7 mil millones. China Eximbank contribuyó a casi todos los 54 países africanos, mientras que US Eximbank contribuyó a cinco.

El dinero y el hormigón no garantizan una buena reputación. En Ghana, los ciudadanos chinos han sido acusados ​​de pasar por alto las leyes mineras locales. En Zambia, donde viven hasta 100,000 chinos, los políticos locales acusan a Beijing de violar las leyes de inmigración al traer mano de obra no calificada.

Es importante señalar que China tiene varios actores, de diferente proximidad al estado, en todo el continente. Dibujar una imagen unificadora o discernir una estrategia clara de China Inc no siempre es fácil.

Aún así, no es necesario beber el Kool-Aid de Beijing para ver que la imagen de China es mejor de lo que muchos occidentales quieren creer. Ciertamente, ningún país puede comprometerse con un continente en una escala tan prodigiosa sin agitar algunas plumas y ganarse algunos enemigos. China también está haciendo amigos.

[correo electrónico protegido]
https://www.ft.com/content/65591ac0-2f49-11e7-9555-23ef563ecf9a

Si tiene un comentario o más información sobre esta publicación, compártala con nosotros en la sección de comentarios a continuación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí